12/7/19

Permanente invisible






Permanente invisible de cazas codiciadas,
Cercano, cercano invisible tan cercano a mis dedos,
Oh presa mía distante la noche en que me inclino
Para un novel cuerpo a cuerpo.
Beber friolentamente, ser brutal restablece.
Sobre este jardín doble se redondea tu tapa.
Tienes la densidad de la rosa que se hará.



René Char, Permanente invisible.



26/5/19

Nieve




"[...] He oído la campana de la nieve, he visto el hongo de la pureza, he creado el olvido.

[...]

Hubo un tiempo en que mis únicas pasiones eran la pobreza y la lluvia.

Ahora siento la pureza de los límites y mi pasión no existiría si dijese su nombre.

[...] Dame la mano para entrar en la nieve.



Antonio Gamoneda, Libro del frío.



19/5/19

Cuaderno






14/4/19

3/2/19

La soledad del espacio literario




"A Blanchot no le importaba comenzar un texto situándose en el apartado terreno de la soledad. Es un desafío extremado comenzar 'escribiendo la soledad' o poniendo en duda que sepamos algo acerca del arte aun cuando sintamos, si es posible, un atisbo del significado de la soledad. La experiencia del 'espacio literario' no se resuelve en un lugar confortable y cálido, un cobijo bien dispuesto. Al contrario, la literatura no disimula el estigma que acoge: la desgracia de lo infinito. "La soledad que alcanza el escritor mediante la obra se revela en que ahora escribir es lo interminable, lo incesante" (1). También escribir es romper el vínculo que una la palabra a mí mismo, cancelar todo dispositivo de autoridad, recurriendo a un lenguaje que está descentrado: carece de origen y destino conocido. Blanchot muestra la empresa paradójica del escritor: si acepta el poder de decir su soledad, disuelve su identidad. La obra se despide y aparta del que la escribió. Sin embargo, no será el texto un mutismo impotente, sino un espacio que acoge la 'tensión del lenguaje'. "Escribir es hacerse eco de lo que no puede dejar de hablar. Y por eso, para convertirse en eco, de alguna manera debo imponerle silencio" (2). Este silencio está plagado de murmullos, de formas veloces, de imágenes en las que el lenguaje profundiza en su dimensión imaginaria. La intimidad del callarse, la decisión de desaparecer del escritor son el último resquicio que puede nombrar como suyo, también son la prueba de su honestidad.

1. Maurice Blanchot, "El espacio literario".
2. Íb.


Fernando Castro Flórez, Presentación de "El baño de Diana", de Pierre Klossowski.



5/1/19

Cuaderno





26/12/18

Las estaciones (octubre)






No hay nombre...




"[...] No hay nombre de lugar que, su tiniebla
Dominando, sitúe
La realidad, allí sobrevenida".


Jorge Guillen, "Noche de caballero"



8/12/18

Five





2/12/18

Yo sé




"[...] Yo sé que en algunas de sus inextricables páginas está Joyce esperándome en pasajes que me han acompañado toda la vida".


Jorge Luis Borges



3/11/18

21/10/18

8/10/18

23/9/18

Aquella vez




"[...] Aquella vez que regresaste aquella última vez para ver si la ruina estaba allí donde como un niño te ocultabas cuando el día (los ojos se cierran) era gris con el once hasta el final de línea y desde allí a pie no no más tranvías entonces todo acabado hace ya tanto tiempo aquella vez que regresaste para ver si la ruina estaba todavía allí donde como un niño te ocultabas aquella última vez ni un tranvía en el lugar sólo viejos raíles cuando el día [...]".

Samuel Beckett, Aquella vez



La Réveuse





18/9/18

Ya no hay lugar...




"Ya no hay lugar; vamos de aquí para allá,
y ya no hay lugar".

San Agustín